ENTRENAMIENTO, FILOSOFIA

ALCANZAR EL PICO DE FORMA:UN CONCEPTO ANTINATURAL

noviembre 15, 2019
En la naturaleza no tiene sentido alcanzar un pico de forma

Ha costado tiempo, pero ya es poca la gente que niega la estrecha relación entre la actividad física y la salud. Mantenerse físicamente activo tiene un impacto profundo en todas las áreas de nuestra vida. Sin embargo, todavía existe un pequeño problema: socialmente hay una fuerte tendencia a vincular actividad física/movimiento con deporte. Esto nos lleva automáticamente a realizar la asociación de que el deporte es salud. Según esto, entonces un deportista de élite debería ser la persona más saludable del mundo. Sin embargo, sabemos que esto no es así. Las personas aguantan en el deporte de élite muy pocos años. Y durante ese tiempo sacrifican su salud en favor del objetivo competitivo, como vemos en el caso de Rafael Nadal. Para ello, elaboran estrategias para alcanzar el pico de forma en el momento competitivo de la temporada.

Si sabemos que esto es así, ¿por qué buscamos lo mismo para nosotros? ¿por qué aspiramos a alcanzar un pico de forma una vez al año en lugar de consolidar las ganancias lentamente?

LOS METODOS DEL DEPORTISTA DE ELITE APLICADOS AL DEPORTISTA AMATEUR.

Es curioso observar como se extrapolan los métodos de entrenamiento que siguen los deportistas de élite para poner en forma a la población general. Ya hemos visto, que ellos entrenan con un objetivo de rendimiento (ser más capaces en el menor tiempo posible). A menudo a costa de lo que sea, incluída la salud. Por ese motivo, algunos deportistas de élite, llegan incluso a doparse.

Esto nos tiene que hacer todavía más conscientes de que su objetivo no es el nuestro. Y asi, actuar consecuentemente. Si no nos parece aceptable doparnos para acabar un maratón popular ( aunque cada vez hay mas casos de dopaje amateur, lo cual nos indica que en nuestra sociedad se realiza deporte a pesar de la salud), tampoco deberíamos tomar sus métodos como referencia para mejorar nuestra salud física. Diferentes objetivos, requieren diferentes procesos.

Dividir la temporada en macrociclos y mesociclos para alcanzar el pico de forma precompetitivo.

Entre los procesos que se llevan a cabo en el entrenamiento de un deportista, es habitual dividir la temporada en distintas fases en las que se ajusta tanto la carga como el volumen del entrenamiento para conseguir conseguir alcanzar durante corto espacio de tiempo (una temporada es poco tiempo si lo comparas con una vida), el mejor estado de forma posible, de manera que en el periodo competitivo estemos al máximo nivel. Sin duda, este método funciona. Es la manera más rapida más rapida de optimizar el tiempo de la temporada, y ser tu mejor versión en el día clave. Que básicamente es el trabajo de un deportista.

Ejemplo de programacion de la temporada de un deportista para alcanzar su pico de forma en el periodo competitivo
Ejemplo de programación para obtener un pico de forma en el periodo competivo

Desde esta perspectiva, lo que ocurra antes, pero sobretodo lo que ocurra DESPUÉS de la competición, no tiene importancia. Lo importante aquí es ganar y si posteriormente surge algún problema ya veremos lo que hacemos contigo. Nota: cuando surge algún problema irresoluble, normalmente almacenan al deportista en el baúl de los juguetes rotos, mientras se le va echando el ojo a la siguiente promesa del deporte. Visto así, estoy segura de que nadie querrá que su vida deportiva se convierta en esto. Diría que la mayoría aspira a la sostenibilidad de su práctica y a poder seguir practicando su actividad por mucho tiempo. Pues, creo que imitar la manera en que entrenan los profesionales, no es la mejor idea. Ahora te explico por qué.

Ante todo, me gustaría destacar que no quiero despreciar la utilidad de este tipo de enfoques de entrenamiento. Son útiles, muy útiles, para el objetivo que están diseñados: desarrollar el máximo nuestras capacidades durante un periodo de tiempo limitado para alcanzar un pico de forma que nos permita aumentar nuestras opciones de ganar. Los deportistas de élite no disponen de tiempo para equilibrar rendimiento y salud. Tienen una ventana de oportunidad para desarrollar su carrera muy corta.Por lo tanto, cualquier persona que se dedique a entrenar deportistas debe conocer y utilizar estos métodos.

De lo que aquí estoy hablando es si esta es la mejor manera de entrenar para el humano medio (y mediocre, como la mayoría lo somos). La respuesta para mí, desde la perspectiva de la salud, es no. Y es que si aspiramos a mejorar nuestra salud y mantener nuestras capacidades físicas el mayor tiempo posible, debemos entender que en la vida real deberíamos aspirar a estar lo mejor posible el mayor tiempo posible.

Alcanzar un pico de forma en la temporada es pedir un credito a tu cuerpo para competir.

Se ha asumido entre el deportista amateur como normal que a lo largo de la temporada hay picos de forma. Como si las capacidades físicas no pudieran ser más o menos estables en nuestra vida (más alla del declive propio de la vejez). Es como pensar que entrenas para ser capaz de subir las escaleras una vez. Una vez lo consigues, tienes que descansar, para en la proxima temporada, con suerte volver a repetir la hazaña.

Si no eres capaz de mantener tu desempeño más o menos estable, significa que te estas exigiendo por encima de tus posibilidades: estas estableciendo un objetivo demasiado grande para un periodo de tiempo demasiado pequeño. Y para conseguirlo deberas someter a tu cuerpo a picos de estres enormes para forzar adaptaciones puntuales para poder exponernos a una actividad que requiere un desempeño para el que no estamos preparados realmente. Es decir, estamos preparados de manera transitoria, pero no permanentemente. La prueba de esto es que, no somos capaces de mantener ese estado de forma sin lesionarnos. Ese nivel de rendimiento tiene fecha de caducidad.

El entrenamiento especifico y la programación por fases, son atajos que tomamos para llegar antes a una situación que de manera natural nos tomaría mucho más tiempo. De alguna manera, como cuando pedimos un crédito al banco, estamos trayendo las ganancias futuras para usarlas en el presente. El problema con los créditos es que nos volvemos más ricos en el corto plazo, pero a largo plazo, seremos mucho más pobres.

Los créditos hay que devolverlos: la vuelta a la realidad.

El hecho de al pico de forma le siga un periodo de disminución de las capacidades más o menos intenso, nos indica que el cuerpo estaba sufriendo. Haber alcanzado nuestro objetivo, un objetivo intrínseco, social, como puede ser ganar una competición, no tiene nada que ver con la salud. El cuerpo quiere parar. De alguna manera, lo hemos convocado a una batalla (en terminos de estrés físico es esto lo que esta ocurriendo dentro de tu cuerpo) y se fuerza para estar a la altura. Pero cuando acabe la guerra, volverá a su estado normal. A su estado de forma real, para el que esta adaptado de manera solida. Hemos forzado unas adaptaciones mayores que lo que corresponderían a la progresión normal de nuestra naturaleza. Y esto nos ha permitido mejorar nuestro desempeño durante algún tiempo. Pero estamos jugando con una relación coste/beneficio muy muy alta.

Mi punto aqui es el siguiente: si entrenas para completar una maratón, tras la competición suspendes el entrenamiento especifico, y 6 meses despues solo puedes correr 10 km sin sufrir, es porque tu nivel real es de 10km. Y es que cuando salgo a hacer una ruta por la montaña de 15 km no necesito entrenar para repetir la hazaña 5 meses despues.

Caminar 15 km por el monte es una habilidad que tengo consolidada. Solo necesito seguir practicando la actividad para mantenerla. Tampoco necesito dejar de ir al monte durante un mes tras haber hecho una ruta de 15 km. Para mi es una práctica de bajo estrés y por lo tanto recupero facilmente. Si quisiera hacer una de 18 km, podría hacerlo. Me costaría un poco más, pero recuperaría rápido, y en poco tiempo sería igualmente sencillo. Si quisiera hacer una de 50 km las cosas cambiarían. Esto pasa con las personas que entrenar a corto plazo para objetivos muy por encima de sus posibilidades. A menudo llegan a la prueba y la completan (otros muchos se lesionan por el camino). Pero no podrían repetir tan fácilmente. Han aprobado con un 5 raspado.

Los intereses que se cobra el pico de forma.

Casi siempre que pides un crédito acabas más pobre que al principio. Cuanto mayor sea el crédito, mayores intereses deberemos pagar.

Por ello, tras la competición es innegociable descansar y devolver esas ganancias. Esto supone volver a sus capacidades reales (entender capacidades reales como aquellas que no se pierden a pesar de no entrenar). Eso en el mejor de los casos, en el peor los intereses se cobran en forma de lesión o con un deterioro de nuestro estado de forma inicial debido al sobreentrenamiento.

Esto, si has ganado el oro olímpico puede tener hasta justificación. Para acabar el maratón de tu ciudad no. Por eso es necesario valorar hasta que punto merece la pena ponernos objetivos que estan por encima de nuestras posibilidades en ese intervalo de tiempo e intentar trazar un plan para pasar por encima de nuestras propias capacidades.

UN ENFOQUE MÁS AMABLE CON TU CUERPO.

Aspirar a un pico de forma maximo solo en ciertos periodos del año es un objetivo pobre desde mi punto de vista.

Biológicamente, si que existe un pico de forma vital donde, mediante el entrenamiento adecuado podamos optar al máximo rendimiento. Aproximadamente entre los 20 y los 35. Pero después estaremos condenados inexorablemente al declive de nuestras cualidades físicas. Esto es fisiológicamente normal, todos estamos destinados a envejecer y perder el nivel con respecto a cuando somos jóvenes. Es el declive fisiológico provocado por el paso del tiempo frente al declive artificial provocado por intentar alcanzar pico de forma que no nos corresponden, sometiendo al cuerpo a un estrés excesivo. Lo rápido e intenso que sea ese declive dependerá en gran parte de nosotros, y es ahí donde debemos enfocar nuestro entrenamiento: en el largo plazo.

Las personas mediocres (entendiendo mediocre como «del montón») entre las que me incluyo, a las que no se nos exige resultados, podemos permitirnos ir mejorando poco a poco. Adaptar las actividades a nuestras posibilidades. Asentar las ganancias y disfrutar de ellas consistentemente una vez conquistadas. Y a partir de ahí, seguir construyendo poco a poco a través de la práctica, dejando que los tejidos se adapten progresivamente, sin someterlos a picos de estrés excesivos.

En este escenario, no tiene sentido establecer fases de descanso dentro de la temporada, porque tampoco hay un pico de forma. Así que podemos disfrutar de nuestra práctica sin pretensiones durante todo el año. Y esto es una maravilla para los que nos movemos por el puro placer de hacerlo. Nosotros podemos disfrutar de las actividades que nos gusten (lo pongo intencionadamente en plural porque como siempre digo, tu dieta de movimiento ha de ser variada si no quieres perder tus capacidades) dentro del amplio catalogo del movimiento humano, en una era que nos ha liberado de otras tareas físicas obligatorias.

CONCLUSION: EN LA NATURALEZA NO HAY PICOS DE FORMA.

Conformarse con ser buenos transitoriamente para afrontar una competición, habla de una visión cortoplacista del ejercicio físico. Del intento de obtener la recompensa al trabajo lo antes posible. Querer optimizar el tiempo para obtener un pico de forma en un momento concreto, tiene sentido para un atleta profesional. Tiene sentido, y riesgo. Pero hasta cierto punto es lógico. Todos en nuestros trabajos asumimos riesgos y costes de oportunidad.

Que este sea el enfoque para el deportista medio, nos deja claro que el vinculo entre deporte y salud no esta nada claro. Al menos, desde esta perspectiva. En el entorno impredecible en el que hemos evolucionado, donde no sabemos cuando vamos a tener que hacer uso de nuestras capacidades, no tienen sentido esos vaivenes en nuestra forma física. En la Naturaleza, tienes salud cuando eres lo más completo físicamente durante el mayor tiempo posible. La estabilidad se premia.

Y es que la hormiga de la foto, no necesita ser lo suficientemente fuerte para coger una hoja una vez. Si no lo suficientemente fuerte para coger esa hoja todas las veces que haga falta. Y a la larga poder coger hojas mayores.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply