SOBRE MI

MANERAS DE MOVERSE: UN PROYECTO DE SILVIA HERNÁNDEZ.

Soy una hedonista del movimiento, por eso no me gusta competir. Me esfuerzo pero no me fuerzo. Una de mis motivaciones principales para moverme es disfrutar de la naturaleza. Asi que practico practicamente cualquier actividad que que me permita conectar con mi entorno (carrera, ciclismo de montaña, natacion y escalada), algo que he bautizado como «Triatlon Salvaje». Entreno para disfrutar de esas salidas. No para sufrirlas. Tampoco para demostrar nada a nadie. A veces tambien me muevo por el puro placer de hacerlo, como forma de expresión o como reto. A nivel fisico mi maxima aspiración es conseguir que mi práctica sea sostenible en el tiempo y tener un cuerpo con el que merezca la pena envejecer.

Llevo 10 años trabajando como fisioterapeuta. En los ultimos años me he centrado en el analisis biomecanico del movimiento en deportistas (sobretodo ciclistas y corredores) y abordaje del dolor musculoesqueletico asociado al movimiento de decenas de personas en mi propia clinica.

Durante este tiempo he aprendido algunas cosas sobre fisioterapia y biomecanica y muchas sobre las personas y la sociedad en la que vivimos. Un día me di cuenta de que la gente venia a consulta por cuestiones por las que yo nunca acudiria a un fisioterapeuta, y reclamando soluciones que estaban mas cerca de ser parte del problema que de la solucion. Entonces decidi empezar este proyecto.

A nivel profesional me gustaria tener un impacto positivo en la vida de las personas convenciendolas de que es imposible vivir una vida plena si nuestra dieta de movimiento esta desequilibrada. El humano del siglo XXI esta desnutrido de movimiento y ni siquiera lo sabe. Siente las consecuencias pero no es capaz de establecer relaciones. Y acude a su fisioterapeuta en busca del parche que le haga aguantar 2 semanas más. Yo no quiero ser la persona que ponga una tirita sobre tu problema. Esas tiritas que alivian tu dolor tambien son las vendas que cubren tus ojos y te impiden reflexionar sobre que demonios has hecho en tu vida para llegar a ese punto en el que no puedes agacharte para jugar a con tu hijo de 2 años.

Yo, ya me he bajado de ese barco en el que los pacientes son dependientes de lo que yo haga. He construido una nueva embarcacion, humilde pero fiable, que flota sobre la honestidad del que predica con el ejemplo. Si quieres navegar conmigo, me encantará enseñarte a construir la tuya para que explores el oceano del movimiento. Y prestarte mi mapa para que llegues donde yo aún no he llegado en este viaje.